Personajes

  • Bart: El Yuppie

    Cuando acabas de ganar un millón de euros en una “operación” cualquier tipo de exceso, derroche o excentricidad no es reprobable; al contrario, después de la batalla hay que celebrarlo. No podemos negar nuestra animalidad. En cuanto el hombre deja de satisfacer sus deseos más viles, se vuelve irritable y violento. Después llega la resaca y la tranquilidad para recuperarse. Todo en la vida se limita a VACIAR y a LLENAR. El tiempo apremia y cada día hay una pistola invisible jugando a la Ruleta Rusa con tu cabeza.

  • Bodhi: EL Yogui

    Si nos detenemos y estamos atentos se puede escuchar la voz de nuestro maestro interior como en una caracola; sin embargo, también albergamos algunos demonios. Los yoguis atribuyen nuestra furia a un tigre solitario que abre sus fauces cuando está hambriento y la locura a un mono enfurecido que agita las ramas de nuestra mente.

    Area 51  |  Consejos Dalai Lama  |  Decálogo  |  HAARP  |  Los 6 Reinos

  • Dan: El Mexicano

    Cuando los americanos le asignaron su primera misión (antes de volar a Islandia), se fue a Las Vegas. Quería ser como una estrella de rock, eso lo tenía decidido. Se gastó todo el dinero en ropa de marca, tatuajes y un Rolex. En el casino, desde el principio, le acompañó una racha imparable hasta que la dirección le envió a uno de sus gafes profesionales. El tipo se colocó a su lado y  empezó a perderlo todo. Entonces se levantó de la mesa de juego e invitó a cenar a la chica que tenía al lado. “¿Qué es lo que me vas a pedir a cambio?”, le preguntó ella. Y Dan le respondió: “¿Ves a ese tipo calvo y sudado?. Es mi perdición. Sólo quiero cenar en compañía de una cara bonita”.

  • Ernesto: EL Médico

    Ernesto es un médico sin motivaciones al que lo ha dejado su esposa por vividor y mujeriego. Pero él no es de los que se aflige fácilmente y detesta las quejas. Dice que la suerte está echada; no hay que darle más vueltas al asunto.
    Ernesto conduce un Seat Málaga y le gusta Julio Iglesias. Cuando para en un semáfaro, a lo disimulado, abre la puerta del coche y vacía el cenicero.
    Le molestan los ciclistas y los hombres, en general, le producen urticaria.

  • Kristine: La Bohemia

    Kristine, fotógrafa y diseñadora industrial, es una chica de fuerte personalidad que siempre ha tenido convicciones fijas. Se hizo vegetariana porque consideraba una hipocresía seguir comiendo carne si se estaba en contra del sufrimiento animal y sigue las leyes del Karma a rajatabla porque piensa que en la vida todo lo que se haga bien o mal vuelve al cabo del tiempo y todas las acciones están unidas por vasos comunicantes.
    Kristine pasa por una mala racha: su novio la ha dejado por otra, la han despedido y sus padres se han marchado a vivir a las afueras.

  • Martin: El cantante de Los Patricks

    En la vida existen tres tipos de personas: las que se resignan al ver lo que están haciendo con su planeta; las que ven las matanzas de delfines, los vertidos al mar y las excavadoras y se suicidan y los que empiezan por sí mismos el cambio que quieren ver en los demás.
    “¿Por qué no puedes sacarte de la cabeza a la persona que te ha saludado por la mañana?. ¿Te preguntas si a ella también le sucederá lo mismo?”.
    “Y a veces, ves a alguien por primera vez y te produce una terrible repulsión. Cuanto más lo miras, más desagradable te parece. Dicen que lo reconoces de una vida anterior”.
    “Si depositas una confianza ciega en los demás, ten por seguro que saldrás defraudado. Confía sólo en tu esfuerzo. No esperes a que te regalen o te inviten a nada. Si te entregas a una vida plácida, acabarás como las ovejas, en el matadero”.
    “El miedo y los deseos sólo corren en tu imaginación, en cuanto los alcanzas, desaparecen”.