Aeropuerto de Reykjavik (English below)

Aeropuerto de Reykjavik y mi obsesión por las grúas

Aeropuerto de Reykjavik, un enclave romántico

Veo de forma premonitoria una de esas grúas, gigantes y amarillas, por la ventana; tienen luces en todos los extremos, como para evitar que por la noche choquen los helicópteros o algo así. Las avionetas surcan el cielo, dejando una cortina blanca. Cuando voy en bicicleta y me pasa una sobre la cabeza, levantó las manos del manillar y la saludo. Me siento como Tom Cruise en Top Gun. Varios políticos han propuesto trasladar el aeropuerto de Reykjavik a las afueras, supongo que para construir esos bloques tan feos y cargarse todo el romanticismo del que estoy hablando.

Aeropuerto de Reykjavik
Aeropuerto de Reykjavik: una visión romántica según Jordi Pujolà

En cambio, mi obsesión por las grúas crece

En cambio, veo grúas por todas partes, algunas no me dejan ver el mar y esto no me gusta. Yo siempre quiero ver el reflejo del sol sobre el agua. Puedo vivir en cualquier sitio con la condición de dar una vuelta con la bici y ver el mar, la bahía, algo de agua, da igual.
La grúa se está moviendo, gira sobre sí misma y, a la vez, pasa un avión; parece muy pequeño y parece también que la grúa lo esté moviendo con su cable, como si fuese el avión del Tibidabo. Toda mi atención se va en ese avión, que desaparece de la ventana y de mi vista, y la profesora de gramática islandesa me mira de reojo y mi libreta está llena de garabatos y yo pienso que, a veces, en plena clase, estoy cruzando el desierto. Y no se ve nada a los lados, por ninguna parte que mires, aunque siempre es mejor que esos edificios negros tan altos. Cuando alzo la cabeza hacia ellos en plena noche y veo a alguien, trabajando todavía, con la luz encendida, me entra un poco de depresión, lo reconozco, y luego me acuerdo de los cuadros de Edward Hopper.

 

English version (Stúdentablaðið) click the link below

http://www.studentabladid.com/efni/2015/11/18/my-obsession-with-cranes-has-begun

http://www.jordipujola.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *